Created by Templates Zoo

edu comelles

Field Works // A Fer La Mà




En Valencia utilizan la expresión "a fer la mà" para referirse a algo muy lejano, un sitio perdido de la mano de dios, o algo así. Para muchos dónde estuve el pasado domingo está a fer la mà. Sin embargo yo creo que no tanto, y mas de uno me dirá que no sea centralista ni urbanita.

Al oeste del Cabo de la Nao existe una extensión de tierra muy montañosa cuyo epicentro sería Alcoi. En esa zona repoblada en la reconquista por ávidos catalanes existe un sinfín de pequeños pueblos que resisten al abandono. La verdad, están muy vivos, sorprendentemente vivos. Y por ahí andamos grabando con el nuevo equipo varios paisajes interesantes. Mas que paisajes sonoros quizás debería decir grabaciones de campo, pues pocos de ellos son específicos y autóctonos de la zona. Mas bien se trata de un material que bien podemos encontrar en muchos lados, fauna, arroyos, fuentes, insectos,.... etc,... Lo cual nos hace reflexionar sobre el paisaje sonoro y su carácter identitario. Si bien todo el material que recogí el pasado domingo se puede considerar paisaje sonoro autóctono yo creo que mas bien es un paisaje sonoro genérico, ya que puede formar parte de cualquier lado.

Salvando la grabación que realicé en Alacalà de Jovada en la que varios niños juegan en una plaza (los niños hablan en valencià, con acento específico de la zona) el resto de las grabaciones podrían haberse grabado en Tarragona, Castellón, Cuenca, Albacete,... da igual. Son paisajes sonoros genéricos, paisajes sonoros del medio rural.

Y sobre ello y el romanticismo asociado a ese tipo de grabaciones estuvimos hablando con R. García el pasado viernes. Llegando a la conclusión de que Schafer era un hippie romántico buscando la esencia de la naturaleza y tratando de capturar ese lado decimonónico en plan Caspar David Fredrich de la naturaleza.

En todo caso y habiendo grabado esos paisajes y disfrutado haciéndolo, asumimos nuestra condición de naturistas trasnochados y la defendemos, siempre y cuando podamos ver las cosas con distancia y saber apreciar otros paisajes sonoros menos "fáciles".

Pienso en una grabación que realicé en la Tabacalera de Lavapiés hace unos meses mientras recogíamos unas sillas muy muy pesadas y metálicas. Arrastrando ese extraño mobiliario a través de la gran sala de la Tabacalera se formó un paisaje sonoro bastante salvaje y duro. Lo mismo pasó en el Rotativo del Levante-EMV con la maquinaria y las cintas transportadoras de periódicos.

En todo caso y volviendo a escuchar la composición que aquí presento, la bucólia puede ser tan dura como el Rotativo del Levante, la grabación de la fuente de Alacalà de la Jovada implica una escucha bastante incómoda, a pesar de que muchos digan que el sonido del agua brotando de una fuente sea relajante, esta, no lo es demasiado.

Así que bueno, a fin de cuentas el paisaje sonoro "ideal" el que contiene ese belleza romántica y decimonónica a veces no es el que visualmente esperamos, a veces tenemos que separar de la ecuación el plano visual para capturar la belleza sonora de algo y a veces tenemos que hacerlo al revés. El caso de la grabación de los patos que aparece en esta composición es clara. La grabación no se hizo en una bonita Marjal al atardecer ni nada por el estilo, los patos, nadaban en un charco verdusco al lado de la carretera que pasa por la Vall D'Ebo. Y el charco estaba plagado de barras de pan a medio deshacer que supongo que los locales tiran para alimentar a las aves. Así que bueno de bucólia nada, grabé desde la cuneta, pasando coches cada dos por tres.