Created by Templates Zoo

edu comelles

Si En Falles No Folles,...

Siguiendo en la línea de anteriores entregas, parece ser que todavía hay cuerda para una segunda parte de Orange Country. Aunque segundas partes nunca fueron buenas (y se confirma el dicho con las pasadas Fallas) aquí os dejo una nueva composición con material capturado durante las ruidosas fiestas que asolan Valencia cada marzo des de tiempos inmemoriales.

Estas Fallas las pasamos de una manera híbrida, por un lado tratamos de refugiarnos en el festival Nits de Deshielo i Art, y por el otro tratamos de encontrar fuerzas suficientes para afrontar el embate fallero. Después de varios paseos, encuentros y desencuentros, tenemos ya una buena parte del material recogido editado y almacenado. En breves nos dedicaremos a subirlo al mapa que estamos conformando para así dejar constancia en la red de este evento sonoro, de esta festividad y del coste que supone para nuestros oídos.

En esta nueva composición encontraréis distintas grabaciones de varios momentos concretos. A diferencia de los planteamientos de Francisco López, nosotros no tenemos ningún reparo en contar de dónde provienen todos y cada uno de los sonidos contenidos en esta composición. Si bien en este caso es necesaria tal descripción pues la propia naturaleza de las grabaciones pide explicaciones, detalles y aclaraciones.

Si en Falles No Folles,... empieza con el sonido que ha caracterizado el inicio de las Fallas, la lluvia que persistente ha mantenido los falleros confinados en sus casales hasta casi vísperas de la Cremà. A posteriori, nos acercamos a la Plaza de la Virgen en dónde un cansado locutor de Canal 9 narra por enésima vez y ya a las 2:00 de la madrugada, como van llegando las Falleras y depositando los ramos de flores a La Verge dels Desamparats. De ahí saltamos a varias grabaciones de Bandas de Música truncadas por el estruendo de la Despertà que asoló Benimaclet la mañana del 17 de Marzo. De ahí volvemos a las Bandas de Música hasta que oímos la deflagración producida por la combustión de carburante arrojado en una Falla del Barrio del Carmen. Lo que evidentemente deriva en la explosión de una traca oculta en el interior de la Falla y el consecuente sonido de la madera, poliuretano y demás ardiendo. Mientras tanto, oímos también el sonido de la manguera de los bomberos, sofocando el intenso calor. Terminamos finalmente con un elemento indispensable del paisaje sonoro de Fallas.